YoRezoXelPapa

noticias y testimonio de oración

Divorciados: el Papa Francisco y su discurso de misericordia infinita

Papa Francisco consagración

El Papa Francisco, como fino gobernante, conduce con gestos pero sobre todo acciones. Sabe bien que una palabra suya sobre determinados temas “delicados” será tomada como ejemplo y seguida como agenda por la comunidad de fieles en particular y por la comunidad internacional en general.

Sus expresiones coloquiales sobre todo, por la característica especialmente fresca y cercana de su pontificado, tienen un peso muy particular.

Sin perder de vista quién y cómo es el Papa, vamos a abordar sus declaraciones sobre uno de los temas más complejos que afrontará en este especial momento de la Iglesia Católica: los sacramentos para los divorciados que han formado nuevas parejas en lo civil.

El Papa Francisco elogio ampliamente y con ternura el resultado del trabajo que le hubo encargado al cardenal Kasper.

“Quisiera agradecerle porque encontré profunda teología y también un pensamiento sereno en la teología. Es agradable leer teología serena. Y encontré lo que San Ignacio nos decía, ese “sensus ecclesiae”, el amor a la Madre Iglesia, allí. Me hizo bien y se me ocurrió una idea, pero, disculpe eminencia si lo avergüenzo, pero la idea es: esto se llama hacer “teología de rodillas”. Gracias. Gracias”.

En ese encargo, Su Santidad le pidió a Kasper más preguntas que respuestas, seguramente para ayudarse a repensar el tema. ¿Por qué? Porque respuestas ya tiene y sin duda, no le satisfacen.

De las preguntas que se plantea al cardenal, pareciera desprenderse una idea central: coherencia y misericordia.

Coherencia con las palabras de Jesús y la fe en el sacramento del matrimonio, pero también coherencia humana para afrontar en comunidad, dentro de la Iglesia, los problemas y dolores de sus miembros.

Misericordia para entender que ningún problema humano es insoluble para el amor de Dios y que la Iglesia no puede, sin entrar en terrenos de fundamentalismos, negar el amor de Dios.

Opiniones de un fiel

Siguiendo lo expresado por Kasper (doblemente agradecido por el Papa), uno se permite pensar que a la Iglesia puede faltarle una respuesta de amor hacia muchos fieles con una necesidad lacerante.

¿Puede un “sacramento único” impedir la obtención de un “sacramento diario”? ¿No se está impulsando, con el vacío permisivo, la hipocresía en los fieles?

Esta caprichosa separación de “entrecasa” de los Sacramentos como una novedosa clasificación que no se encuentra en el Código Canónico, puede ayudar pedagógicamente a su estudio y comprensión según la asiduidad con la que el fiel se acerca a tomarlos.

Sacramentos Únicos son los que se reciben una sola vez en la vida del fiel porque marcan definitivamente su Fe frente a Dios. O que una vez recibidos ha de ser anulado para volver a recibirlo. Estos son: Orden Sagrado, Bautismo, Confirmación,  Matrimonio.

Sacramentos Diarios o Cotidianos son los que pueden recibirse con mayor asiduidad y mantienen al fiel cercano a Dios, labran día a día la historia de cada cristiano con su Fe y son Reconciliación, Eucaristía, Unción de los Enfermos.

Ahora vuelvo a mi pregunta: ¿puede la Iglesia Coherente y Misericordiosa negar a todos los divorciados vueltos a unir los “sacramentos diarios”? Justamente los que afirman en el día a día su fe.

¿Es misericordioso negar el Sacramento de la Reconciliación a un Divorciado que se siente verdaderamente arrepentido y se postra de rodillas ante Su Dios implorando perdón?

Una pregunta más que parece no haberse pensado aún: ¿es coherente que ese concubino soltero que tiene una profunda Fe se vea obligado a renunciar a ella parcialmente en la práctica porque no hay manera de acercarse al altar más que para recibir la tan mentada “comunión espiritual”? Si hasta el Viernes Santo todos los fieles reciben el “viático”…

Quien como yo haya visto llorar a un hombre junto a su mujer durante la Santa Misa, mordiéndose las manos por no poder comulgar al estar viviendo un amor no sacramentado en matrimonio, no puede más que temblar de emoción por el dolor y la bravura de semejante honestidad en la fe.

Muchas preguntas. Muchas vidas. Muchas familias. Muchos amores.

¿Qué hará la Iglesia con los fieles divorciados que vuelven a creer que el Plan de Dios era su felicidad, y lo intentan pese a todo? ¿Les premiaremos la fe, como familia católica, con la culpa?

Continuidad

Las cuestiones planteadas por el cardenal a Su Santidad van en sintonía con la prédica diaria del Papa (consecuente con su historia en La Argentina), sobre una iglesia abierta a sus fieles. Una Iglesia para los pecadores.

Vamos a misa porque somos pecadores y queremos recibir el perdón de Jesús, participar de su redención de su perdón (…) El que no se sienta necesitado de la misericordia de Dios, ¡mejor que no vaya!”, aconsejó Su Santidad.

Hay un profundo sentido de honestidad y de cariño en la sutil empresa del Papa Francisco.

Perdonen lo esquemático en lo que sigue, pero vamos a tratar de ser ver en conjunto su “política”:

1 – Desde sus tiempos en Buenos Aires, promueve que los matrimonios sean un acto de amor consciente e insta vehementemente a sus párrocos a entrevistar a las parejas desde ese punto de vista para estar ciertos en toda medida posible de que la unión religiosa es entendida cabalmente.

2 – Abre las puertas a repensar la negación de los sacramentos a parejas divorciadas.

3 – Se mantiene firme (también en Kasper) la firmeza en el vínculo matrimonial al desestimar una solución general o de forma a estos problemas.

Vemos que la defensa de la familia y del matrimonio está no solo asegurada sino que cobra una nueva dimensión.

Francisco pretende alejar la “frivolidad” de la idea matrimonial, defender el vínculo bendecido por Dios y al mismo tiempo abrir las puertas de la Iglesia a las familias cristianas en toda su amplitud.

¿Cómo? Prevenir los desaciertos generando conciencia del valor del sacramento matrimonial. Acompañar a los fieles en caso de error o decepción. Conducirlos en el camino del arrepentimiento. Abrir la “gran familia de la Iglesia” a la “familia con sed sacramental”.

Recuerdo y cito ahora las declaraciones del Papa Francisco, entonces Cardenal Bergoglio, sobre los párrocos que negaban el bautismo a niños nacidos fuera del sacramento del matrimonio:

“No son socios de una ONG ni prosélitos de una multinacional (…)  Con dolor lo digo, y si parece una denuncia o una ofensa, perdónenme, pero en nuestra región eclesiástica hay presbíteros que no bautizan a los chicos de las madres solteras porque no fueron concebidos en la santidad del matrimonio” (…) Estos son los hipócritas de hoy. Los que clericalizaron a la Iglesia. Los que apartan al pueblo de Dios de la salvación. Y esa pobre chica que, pudiendo haber mandado a su hijo al remitente, tuvo la valentía de traerlo al mundo, va peregrinando de parroquia en parroquia para que se lo bauticen”

Tal es, desde el punto de vista de este pecador, la luz que se ve en los gestos de Francisco.

Una luz que desciende al alma de los fieles, pasando por su carne.

Una luz que transita las formas solo para ir al fondo.

Una luz que ilumina desde la fe en el amor y el amor a la fe.

Requisitos específicos en los que el Cardenal Walter Kasper planteó al Papa Francisco readmitir a la comunión a los divorciados vueltos a casar

a) que el primer matrimonio haya resultado irremediablemente roto sin culpa del interesado y que se admitan las posibles obligaciones de aquel primer matrimonio.
b) que el segundo matrimonio haya generado nuevas obligaciones que sea necesario respetar.
c) que la persona interesada tenga tanto un vivo interés por educar a los hijos en la fe cristiana como un vivísimo interés en recibir los sacramentos.
Walter Habiague para @YoRezoXelPapa
Anuncios

27 comentarios el “Divorciados: el Papa Francisco y su discurso de misericordia infinita

  1. Almu
    febrero 24, 2014

    Estimados amigos: Sinceramente y con cariño fraterno creo que con este artículo os estáis adelantando, dando por hecho algo que aún es sólo una propuesta del Cardenal Kasper, propuesta que se estudiará y llevará a la oración y que sólo sabremos su desenlace dentro de dos años. Sobre la misericordia tenemos a un gran Maestro, el mismísimo Jesucristo. Su Santidad el Papa incide en ello, pero sobre la posibilidad de que los divorciados vueltos a casar comulguen, aún no se ha pronunciado. Sólo ha admitido la propuesta para su estudio y reflexión. El tema es delicado y a mi juicio requiere muchísima prudencia. ¿Qué pasaría si al final la doctrina se quedara como está? Este artículo da por hecho que la postura del Papa es favorable a la propuesta de Kasper. Esto no es así. Oremos al Espíritu Santo y esperemos el juicio definitivo de Su Iglesia. Un cordial saludo y mi oración. Almudena Ortíz.

    • YoRezoXelPapa
      febrero 24, 2014

      Gracias por tu comentario Almudena. La situación actual es tal como la describes. El Papa Francisco solicitó este estudio al Cardenal Kasper y transcribimos literalmente las palabras del Santo Padre respecto a dicha propuesta. Este artículo no pretende adelantar nada pero el encargo realizado, la lectura del mismo y las palabras del Papa tienen relevancia suficiente como para que nos hagamos eco de lo acontecido.

      Tanto si se llega a producir un cambio en la doctrina, como si no se produce, la situación relatada no varía. Es una evidencia que al Papa le preocupa la situación de exclusión sacramental que sufren algunos miembros del Pueblo de Dios y que su intención va de la mano de la infinita misericordia de Dios, la que aludimos en el título del Post.

      En cualquier caso, este es un artículo incorporado a la sección de “Pensamiento” del blog, y por tanto un artículo de opinión, con cuyas apreciaciones se puede estar o no de acuerdo. En ningún caso pretendemos evidenciar algo distinto de lo que es.

      Un fuerte abrazo y muchísimas gracias por su oración.

      @YoRezoXelPapa y también por ti.

  2. Realmente me interesaría q nuestro Papa revea este importante tema.Tengo dos amigas en cada una de las situaciones planteadas.Una soltera en concubinato q no logra “casar” a su amor y sufre horrores x no comulgar ya q es católica muy practicante,y la otra vuelta a casar,(su primer esposo la engañaba y nunca la hizo feliz) se siente excluída durante las misas sintiéndose muy mal.Yo las entiendo,recibir el cuerpo de Cristo Sacramentado es el broche de oro para el alma.!!!espero q se replantee el tema,las quiero mucho y quiero verlas felices.

  3. Paulo Navarrete
    febrero 24, 2014

    Sólo las personas que pasamos por esto y vivimos el día a día queriendo, necesitando, llorando el poder recibir a CRISTO en nuestras almas, podemos describir lo que se siente, pero del peor de los males, Dios saca el mejor de los bienes…… La Iglesia es Santa y su decisión será perfecta!!! AMÉN!!! Algún día podré recibir nuevamente a CRISTO en mi, de eso no tengo la menor duda, El sabrá como y cuando, mientras tanto sólo me queda orar y pedir perdón.

  4. Emilio Nicolas Anchorena
    febrero 24, 2014

    Conociendo a Padre Jorge esta discusion la va a llevar a utimos de las reflexiones mas se que les dara a los divorciados un acercamiento
    fraterno a la iglesia pero con humildad que Francisco no modificara las comunion de los divorciados y no va ser presionado por dramas mediaticos con Fe el Papa lograra la solucion asistido por el s
    Spiritu Santo y su madre amen

  5. Armando Barrantes
    febrero 25, 2014

    Si bien es cierto los divorciados no podemos comulgar por la prohibición que tenemos. Yo siempre me he dicho que hay muchos matrimonios civiles que estan mejor que algunos ecleciasticos. Por ejemplo el mio llebo trece años de casado y en mi casa se vive en el amor de Cristo y la bendicion del Espiritu. Todas las noches rezamos en familia nunca nos hemos acostado sin hablarnos y siempre hemos hablado de nuestros probles y hemos llegado a una solucion en conjunto. A nuestrso hijos los llebamos siempre ala eucaristia y comulgan. Les inculcamos la fe catolica y aqui viene lo mejor, la respuesta me la dieron en los tres requisitos que propone el Cardenal Walter Kasper 1- mi actual esposa y yo no fuimos los culpables del rompimiento de nuestros matrimonios y mantenemos al dia nuestras responsabilidades con el primer matrimonio. 2- Nuestro matrimonio se basa en el respeto, dialogo y sbre todo en la fe en Cristo y Maria como centro de nuestro hogar. 3 A nuestros hijos les inculcamos la fe en Cristo y Maria a si como su amor a la eucaristia, deseamos recibir el cuerpo sacramentado de Cristo. Asi que le pido a Dios envie su Santo espiritu a su Santidad para que nos ayude en esta encrucijada diaria.

  6. jcarlos
    febrero 26, 2014

    mi caso es el siguiente me case con quien fue mi primer novia, desde el primer dia tuvimos tantos problemas conyugales, el odio la incomprension y los insultos eran el pan de cadia, ella en una ocasion me comenta que alguna vez de soltera habia jugado a la guija y que le contesto que no se iba a casar y que si se casaba iba a tener problemas. desconosco que le propuso ella? a la guija. yo no entendia el porque de su comportamietno tan rudo a grado que cuando se enojaba conmigo me amagaba con cuchillo en cuello y ami me parecia normal su colera ya de tantas veces. ella se iba a la casa de su mama tras alegatos y cuando nacio nuestra hija me abondono. luego de intentos de suplicarle su regreso volvio a una casa que estaba en proceso de comprarsela a un familiar, siguimos con problemas quiza menos pues estabamos a lado de la casa de mi mama, pero ella era muy insultante y una vez que la escucho un familiar discutieron y fue lo que origino un plan malevolo en su corazon, pues planeo acusarme de VIOLACION A MI HIJA de tan solo año y medio y asi lo hizo, se demostro mi inocencia, mas en ese momento de ese dia que me levanto tal difamacion senti como salia ella de mi corazon. con el tiempo conoci una Mujer a la cual desde que la conoci la encomende a la Virgen de Guadalupe para formar un hogar, mi vida estaba destrozada con la relacion anterior. Actualmente llevo 12 años con la mujer que ha visto, me apoyado me ha entendido, me ha perdonado mis errores y hemos procreado 3 hijos y quien ACEPTADO apartir del 2012 tras un encuentro con nuestro Señor de la misericordia, a MANTERNOS en ABSTINENCIA SEXUAL lo cual es totalmente posible cuando se reconoce y se tiene dolor DE LA SITUACION que separa la amistad con el amor de Dios. solo asi pudimos recibirs los sacramentos. esta en proceso la nulidad de mi matrimonio. SABEN este es mi caso hablo en espiritu de verdad y pongo en el corazon de Nuestro Señor JESUCRISTO que la nulidad del Sacramento Matrimonial sea bajo la luz del Espiritu Santo. SEGURO ESTOY que asi sera.

    • MARIA GUADALUPE DELGADO URZUA
      julio 22, 2014

      jcarlos! que nuestro Señor te conseda la nulidad, hay muchas causales, encmiendate a Nuestra Madre y veràs que Dios es Misericordioso.

      • JUAN CARLOS ROCHA RAMOS
        julio 31, 2014

        Gracias por la invaluable comprension hermana lupita, en manos de Nuestra Madre Santa Maria de Guadalupe ella es quien me ha acercado a Dios atraves del rezo del Santo Rosario y por la Misericordia de Nuestro Señor Jesucristo todo con respecto a mi caso va caminando. Nuevamente , Gracias, Hermana Lupita Delgado y Pbro José Azuaje por su tiempo en leer mi caso, mis oraciones para ustedes los que Dios ha elegido para saber de mi. Dios los colme de Bendiciones.

        PD. En mi estado actual, el Señor nuestro Señor Jesucristo me ha invitado ha trabajar para él y gusto He tenido a bien seguirlo durante este Año, como siempre el cumpliendo lo que promete y tomando lo que para otros es inaceptable, para el solo le basta un PECADOR arrepentido para hacer de el un Buen Hijo de Dios. Así QUE INVITO a todos mis hermanos a MIRAR con Ojos de Dios Padre cuya misericordia es INFINITA.

  7. José Azuaje. Pbro.
    marzo 5, 2014

    Creo que Nuestro Sumo Pontífice al manifestar su preocupación por la práctica sacramental de los divorciados y vueltos a casar a casar está siendo coherente con ese enfoque teológico que poco a poco venido desglosando de manera progresiva de “La Iglesia Misericordiosa y sanadora de heridas” lo vemos de manera contundente en el mensaje que rigió a los obispos del CELAM.. Es necesario recordar que el divorcio se efectúa sólo en el ámbito civil. La Iglesia no divorcia, La recepción del sacramento de la comunión no sería sinónimo de divorcio con la primera pareja, sino apertura misericordiosa y sanadora de la Iglesia que no excluye a ninguno de sus hijos.

    • Miguel
      octubre 4, 2014

      Olvidar lo sacratísimo del Sacramento de la Eucaristía es, también, desdeñar lo sagrado del hombre a quien se dona. Regúlese como se regule la cuestión -y a mí probablemente me parecen bien los requisitos de Kasper-, como partimos de la base de que se trata de pecados graves -el divorcio, el adulterio y más-, la Tradición de la Iglesia y el más mínimo sentido común exigen la Confesión antes de la Comunión.

      Si no, en el nombre de una supuesta misericordia que no lo es -puesto que hace cometer lo que, objetivamente, es otro pecado más: el sacrilegio de la Comunión en pecado grave-, torturaremos a nuestro Señor Jesucristo como el tirano que ataba a sus enemigos a un cadáver reciente, y dejaba que fuese siguiendo el mismo proceso de putrefacción que él.

      Y todo ¿para comulgar? Vivo convencido, Don José, de que no comulga el cuerpo, sino el alma. “Communio” es “común unión”, y no la hay más que de los cuerpos -o sea, falsa- cuando el comulgante no reúne ciertos requisitos: y aunque no sea el único ni mucho menos, el primero es estar en gracia de Dios.

  8. MARIA GUADALUPE DELGADO URZUA
    julio 22, 2014

    PIDAMOS al Espiritu Santo que inspire a nuestro papa Francisco para que de una respuesta acogedora para los divorciados y separados, que en su primer matrimonio se destruye por la falta de honestidad de uno de los esposos sin tener culpa el otro, Desean tambièn ser felices y recibir a nuestro Dios y al buscar a otra persona el amor renace en sus corazones y por libre albeldrìo se relacionan y vuelven a casarse al “civil” o a juntarse porque la otra pareja no les da el divorcio civil y muchas veces por solo molestar y se ven obligados a estar en esa situaciòn de concubinato, pero sin embargo sufren por no alimentarse del sacramento de Dios, pero tambièn es cierto que a algunos no les interesa estar bien con la Iglesia ya que existe la anulaciòn matrimonial, y deben de buscar en sus parroquias y entablar diàlogos con los sacerdotes y exponer su caso, si lo hicieran se resolverìa muchos casos y volverìan a comulgar.Oremos y todo sea por el bien de nuestras almas, “si amamos no desearemos el mal para el alma del ser amado”.Aunque esto cause dolor por salvar el alma del amado(a). Dios es misericordia.

    • Miguel
      octubre 4, 2014

      Me parece, Guadalupe, que aplica usted un enfoque exclusivamente sentimental. Y la caridad, que tiene que ver tanto con el sentimiento, no es sentimiento. También, y antes, es verdad.

      Usted considera solo una de las partes afectadas: el hombre o la mujer. Pero ¿y la otra, Jesucristo? Mire usted: primero es Dios, y luego todos los demás.

      Por lo tanto, la solución que se encuentre ha de atender, en primerísimo término, al Señor de Señores; y si se llegara a la conclusión de que la comunión del divorciado es en todo caso pecado, se acabó la discusíón. Estamos hablando de Dios.

      Porque, además, claro está que, si es pecado grave contra el Señor, solo por eso daña al alma, y la daña, como solemos decir, con un pecado “mortal”: esa Comunión le roba la vida divina a esa alma, de suerte que si muriese sin confesar, se iría al infierno por decisión propia.

      A ver lo que nos pasa con los sentimentalismos.

  9. ruiz jorge h
    septiembre 10, 2014

    He estado en presencia de un sacerdote en una ciudad(no la nombro por precaucion,) planteado mi problema anterior con mi ex señora y ahora divorciado conviviendo con mi actual pareja,que amo, tenemos un hermoso hijo,charlando muy sinceramente con el y planteado mi dolor por no poder confesarme y comulgar(lo hacia espiritualmente,sinceramente algo insuficiente para mi) llegado un momento dijo “si te hace falta comulgar y confesarte hazlo para que te sientas mejor” es decir en cierta forma me autorizo,y lo hice,..pero creo que decirles que estoy bien es mentirme a mi mismo, creo que hasta que esto sea o no resuelto no lo hare mas,si hay alguien que le este o halla pasado por esto si me lo quiere comentar se lo agradecere,sigo orando por un mundo mejor y por os que menos tienen,pero tambien espero que nos incorporen a personas como yo divorciadas para llegar a mis ultimos dias tranquilo de haber pasado por este mundo,si la iglesia lograria esto creo que muchos como yo recibiriamos la paz total,un abrazo a los lectores y que DIOS los bendiga a todos.-

    • Miguel
      octubre 4, 2014

      Querido hermano Jorge: Al menos por el momento, cierto es que no puede comulgar, y que el sacerdote se sacó la norma de la manga como si tuviese él autoridad sobre la Eucaristía.

      Pero, desde luego, lo que sí puede hacer es confesar, si tiene arrepentimiento y, con él, el propósito de enmendar lo que sea necesario. Escoja un sacerdote experimentado -como el penitenciario de su catedral- y cuente todo el caso. Porque existe el “discernimiento” que hace que el sacerdote, por más que usted esté divorciado y, ahora, en concubinato, le ayudará prudentemente a buscar una solución.

      En efecto, aunque temo equivocarme -la moral no es mi especialidad-, creo que no tiene ni pies ni cabeza que, por estar casado -el divorcio no existe para Dios-, tenga que volver con su mujer, si con ella (vamos a suponer) no tuvo hijos, y en cambio con esta tiene ocho. Es uno entre muchos ejemplos imaginables. La moral tiene unas reglas inamovibles, otras más discutibles…, y al final de la cola, llega la vida, siempre más fácil, siempre más complicada.

  10. Pingback: Del Sínodo y la comunión a los divorciados | YoRezoXelPapa

  11. Miguel
    octubre 2, 2014

    A mi juicio, el caso de los divorciados y vueltos a casar, ante la Comunión, no es, básicamente planteado, distinto de cualquier otro caso de pecado grave. Conocemos bien que cualquiera que comulga en pecado grave comete un gravísimo sacrilegio, y además no se le perdona ningún pecado. Y a propósito de dos cosas que se dicen en el artículo, recuerdo que Benedicto XVI enseñó cómo la Eucaristía «no es el sacramento de la reconciliación, sino el de los reconciliados», el banquete para celebrar (después) la reconciliación como el hijo prodigo y su padre. Pueden ser correctos -¡y exigentes!- los requisitos de Kasper, pero, entiéndase, después de una sincera Confesión y conversión.

    Efectivamente, alguien que, porque no redactáis bien, no se sabe quién es, dice: “¿Es misericordioso negar el Sacramento de la Reconciliación a un divorciado que se siente verdaderamente arrepentido y se postra de rodillas ante su Dios implorando perdón?” No. Nunca lo fue, y nunca lo hizo la Iglesia. Pero nótese –porque no todos lo han notado- que el sacramento que se menciona es la Reconciliación…

    Y cuando veamos –como aducís- a parejas que lloran por no poder comulgar, recordemos que la misión primera de la Iglesia no es enjugar lágrimas, sino salvar almas; y rezaremos para que ese dolor acabe conduciéndolos a la rectificación que dura para la vida eterna, por más que para ello hayan de llorar.

    O esos presuntos católicos que vuelven a casarse porque “vuelven a creer que el plan de Dios era su felicidad…” No: si son católicos, conocen el plan de Dios sobre la familia, y conocen que su felicidad no pasa por la infidelidad. “El divorcio es el sacramento del adulterio”.

    “Vamos a misa porque somos pecadores y queremos recibir el perdón de Jesús, participar de su redención de su perdón (…). El que no se sienta necesitado de la misericordia de Dios, ¡mejor que no vaya!” son palabras casi textuales que decía yo a veces a mis feligreses. Pero la consecuencia no era: “Venid todos a comulgar”, sino: “Me tenéis el confesonario cubierto de telarañas: a ver qué pasa”.

    Y, ya, ¿me permitís que os deje unos enlaces sobre la comunión de los divorciados y vueltos a casar? Son bien recientes:

    “Amor a la verdad y misericordia”, por Santiago Martín:
    http://infocatolica.com/blog/buhardilla.php/1405150323-amor-verdad-y-misericordia

    “Cardenal De Paolis responde al Cardenal Kasper sobre la comunión de los divorciados vueltos a casar”, por Javier Olivera:
    http://quenotelacuenten.verboencarnado.net/?p=650

    “Comunión a los divorciados vueltos a casar: Sí, de deseo”, por Sandro Magister:
    http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1350799?sp=y

    “¿Comunión de divorciados vueltos a casar?…Abramos los ojos!!!”, por Santiago, pb.ro:
    http://infovaticana.com/blog/adelante-la-fe/comunion-de-divorciados-vueltos-a-casar-abramos-los-ojos/

    “El cardenal Scola asegura que las tesis del cardenal Kasper no pueden atenderse porque la Iglesia ha de ser fiel a la Revelación”:
    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=21965

    Entrevista a Mons. Schneider: “La verdadera crisis de la Iglesia es el antropocentrismo”:
    http://adelantelafe.infovaticana.com/adelante-la-fe/si-los-obispos-admiten-a-los-divorciados-vueltos-a-casar-a-la-santa-comunion-estarian-confirmandolos-en-sus-errores-a-los-ojos-de-dios/

    “El problema de la comunión de los divorciados”, por “Caeremoniarius”:
    http://infovaticana.com/blog/sacram-liturgiam/el-problema-de-la-comunion-de-los-divorciados-2/

    “Padre, ¿qué opina de la Comunión a los divorciados vueltos a casar?”, por Antonio Grappone:
    http://www.zenit.org/es/articles/padre-que-opina-de-la-comunion-a-los-divorciados-vueltos-a-casar

    “La posible comunión de divorciados y el posible cisma en la Iglesia”, por Luis Fernando:
    http://infocatolica.com/blog/coradcor.php/1312061140-la-posible-comunion-de-divorc

    • YoRezoXelPapa
      octubre 3, 2014

      Gracias por su participación Padre, y por la información con la que acompaña su comentario.

      Respecto a quién formula la pregunta: “¿Es misericordioso negar el Sacramento de la Reconciliación a un divorciado que se siente verdaderamente arrepentido y se postra de rodillas ante su Dios implorando perdón?” Se trata de una formulación retórica del autor del artículo, nuestro amigo Walter Habiague. Y tal como subtitula dicha parte del artículo, es la opinión de un fiel, él mismo.

      Quizá Walter quiera responder personalmente su comentario, se lo notificaremos para que esté al tanto.

      Un fuerte abrazo D. MIguel

      @YoRezoXelPapa

    • walterhabiague
      octubre 3, 2014

      Padre, mi nombre es Walter Habiague y soy el autor del artículo. Muchas gracias por su aporte.

      No creo conveniente ni apropiado ponernos a intercambiar ideas por este medio, que tiende a los malos entendidos, sobre un tema tan delicado.

      Quizá si convenga dejar en claro que en ningún momento se pretende incitar a comulgar “en pecado”.

      Me remito si a lo expuesto, que sostengo, con la confianza puesta en que sabrá usted comprender que todo está dicho desde una profunda fe y no desde un catolicismo presunto.

      Un fuerte abrazo,

      Walter

      • Miguel
        octubre 4, 2014

        Muy bien, Walter, muchas gracias. Pero me pasma que diga usted que “este medio tiende a los malos entendidos”. A mi modo de ver, tiende infinitamente menos que la manipulada televisión, o la radio, o el periódico. Usted mismo me ha dado el ejemplo, porque, al puntualizar que no hay intención de promover comuniones en pecado (no sé a qué razón responden sus comillas), ha demostrado que, si quizá yo ayer di a entender eso, eso es erróneo. ¿Puede usted hacer eso en la televisión o el periódico? Muchísimo más difícil.

        Si algo tienen los blogues -yo tengo uno-, es la maravilla del diálogo fraterno contra las distancias. Pero si usted renuncia a sus derechos, hágalo: cualquiera podrá interpretar cualquier cosa, y los malos entendidos serán entonces irremediables y múltiples.

        Jamás negarse a dialogar fue buen presagio.

      • YoRezoXelPapa
        octubre 4, 2014

        Estimado D. Miguel, aunque deberá ser el propio Walter quien responda, si así lo desea, nos da la sensación de que no quiere entablar una discusión acerca de lo que, de hecho y de derecho, es doctrina.

        En la relación de apertura del Sínodo de la Familia que el Papa Francisco le encomendó al Cardenal Kasper se plantean cuestiones cuyas soluciones y respuestas deberán encontrarse a lo largo de estos días en Roma. Ni el Papa Francisco, ni Kasper, ni nuestro colaborador Walter Habiague, por su parte, hacen más que plantear la situación que será objeto de discusión en el foro adecuado para ello, el Sínodo. Quizá a lo que se refiere el Sr. Habiague es a que no tiene sentido discutir en este medio la doctrina de la Iglesia: primero, porque es la que todo católico debe respetar y segundo, porque si se produce algún cambio no devendrá del intercambio de ideas en este blog sino en la Santa Sede.

        Quizá lo más importante que debamos aclarar aquí es que hoy por hoy nada ha cambiado, la doctrina en relación a los divorciados vueltos a casar y la vida sacramental impide: a) Recibir la comunión eucarística. b) Recibir la absolución de sus pecados en el sacramento de la reconciliación.

        Lógicamente tal disciplina es aplicable solo si no se vive esta segunda relación de manera célibe, es decir, sin mantener relaciones sexuales, y si no existe el propósito, en su caso, de cambiar su estado de vida, es decir, abandonar esta segunda relación matrimonial.

        En cualquier caso, nos parece importante añadir, a la relación de documentos que D. Miguel aportó anteriormente, el escrito del Cardenal Walter Kasper que muchos aún no han leído: https://yorezoxelpapa.wordpress.com/otros-recursos/el-problema-de-los-divorciados-vueltos-a-casar-por-walter-kasper/

        Un fuerte abrazo para D. Miguel, Walter Habiague y los lectores de este blog.

        @YoRezoXelPapa

      • walterhabiague
        octubre 4, 2014

        Buen día, Padre. Ya ve que tantos malos entendidos genera que ya tengo que aclarar mi aclaración!! Es un chiste.

        Me refiero al medio escrito en general, no a los blogs, claro. Al menos en mi caso. Un cambio de ideas de esta forma requiere un tiempo del que no dispongo por mi trabajo y mi familia y un nivel de precisión, detalle y hasta prolijidad, que en una charla frente a frente se resume en un gesto, un tono de voz o una mirada.

        Por otro lado, como bien queda dicho, con el Sínodo a las puertas, discutir doctrina aquí, en las respuestas a un artículo, lo creo inapropiado y estéril. Inconducente, si se puede decir así.

        Las comillas (¿ve lo de los malos entendidos?) son porque no estoy seguro de la correcta aplicación de mi parte de la expresión “en pecado”.

        Y padre, le pido una gauchada: no de por sentado mis intenciones (por este medio). Su referencia al diálogo negado, no tiene que ver con realidad alguna respecto de mi posición. No niego diálogo. Charlemos si quiere. Digo solo lo que dije. Mis intenciones nunca son otras más que las evidentes.

        Abrazo!

        Walter

  12. Miguel
    octubre 4, 2014

    Y así se demuestra otra vez lo que yo dije: que, en los blogues, las cosas pueden arreglarse. Pero, como es evidente que eso que me decís ya lo sabía, seguramente habría sido más interesante saber qué pueda ser eso tan peligroso que se guarda en la pechera el sr. Habiague.

    • YoRezoXelPapa
      octubre 4, 2014

      Para mejor comprensión de lo que D. Miguel y Walter exponen léase este comentario del Padre antes que el último de Walter Habiague. Ha querido así la providencia que casi coincidieran en el momento de escribir ambos comentarios y que entrara el de D. Miguel más tarde.

    • walterhabiague
      octubre 4, 2014

      No hay nada in pectore, padre. Si algo hay de peligroso es que al andar a las carreras en esta vida que ocurre mientras escribo, pueda escribir yo sin la claridad a que tiene mérito el tema y usted. Me repito: tiempo, espacio y ocasión.

      Y, la verdad, es que estas conversaciones las imagino con un buen rioja de por medio pero lamentablemente lo que hay de por medio es un Atlántico!

      Vea, si hasta me dan ganas de dar gracias infinitas por esta Iglesia nuestra que, además de Santa, es tan bella que permanentemente nos pone con el alma al desnudo y nos convida a explorar profundidades y altitudes. Cimas y abismos en un mismo plano.

  13. Miguel
    octubre 4, 2014

    Qué bueno es saber dejar de lado todo lo que no sea esencial. Perdone usted si en algo lo he ofendido, y vamos al busilis del asunto. Y tiene usted toda la razón. Sin darme cuenta, se está en puertas de debatir un punto de la disciplina sacramental, y yo -¡tan fidelito!- en algún momento he defendido a capa y espada la disciplina: la que vale hasta ahora, pero probablemente se modificará en parte. Es cierto que no tiene sentido que emita yo una sentencia sobre el tema que va a sentenciar el Papa.

    Aunque sí lo tenga -y eso no va a cambiar- recordar, a quienes van demasiado allá, la necesidad de la Confesión, de la conversión, antes de comulgar. Si se desea a Jesús, se lo desea con todas sus felicitantes consecuencias; y quizá otros requisitos podrán cambiar, pero si hubo pecado en el adulterio o en cualquier otra cosa, no tenemos derecho a torturar a Jesús.

    Por eso, me retracto de algunas de las cosas dichas, y me dedicaré a esperar y a eso tan noble que se llama “escuchar”; escuchar a los obispos. “Fides ex auditu”, dice San Pablo: la fe viene por el oído.

    También es cierto que han surgido copiosos malos entendidos, según su profecía, sr. Habiague; pero estará conmigo en que, una vez advertidos, se aclaran de un plumazo.

    Eso, en los blogues de buena fe. Porque hay cada blog de insultar, que más vale morir la muerte.

    • walterhabiague
      octubre 5, 2014

      No hay ofensa alguna, Padre.La fe nos expresa libres, porque libre somos. La pertenencia a una Iglesia nos hace ser fieles a sus ternuras y sus rigores. Uno que ama a su Iglesia, la obedece porque la ama.
      Ruego a Dios que ilumine a los obispos para que incluyan sin flexibilizar y para que haya misericordia sin alentar la hipocresía. Se comprende lo que digo?

      Mi párroco siempre nos alerta “NO comulguen si no están en paz. No por mi sino por ustedes. Les va a hacer mal”.

      Estoy con usted, Padre. Todo se aclara cuando hay buena fe, como es nuestro caso.

      He padecido y padezco esos insultos en mi actividad en un diario digital de La Argentina. Nada. Hay que levantar la vista.
      Gracias, Padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en febrero 24, 2014 por en Curiosidades, Pensamiento, Vídeos y etiquetada con , , , , , , , .

Hoy en Twitter

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

botonfacebook_yorezoxelpapa
Banner Promo My feelings

Categorías

YoRezoXelPapa

YoRezoXelPapa

Iniciativa para promover las oraciones por el Papa Francisco y contenidos relacionados con el Pontificado.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

YoRezoXelPapa

Asociación sin ánimo de lucro inscrita con el número 604966 en el Registro Nacional de Asociaciones (España)
Información legal
A %d blogueros les gusta esto: